Bombones moldeados: Ser creativo

Una vez que ha adquirido las nociones básicas, puede intentar algo más complejo. Le sorprendería lo creativo que se puede llegar a ser con dos tipos de chocolates y polvo de colores.

INFORMACIÓN DE INTERÉS

¿Qué es lo más importante en lo que debe fijarse al moldear bombones?
Utilice moldes de policarbonato. Son los que más brillo aportan y se contraen más despacio que el chocolate, facilitando muchísimo el desmoldado.

Elija un chocolate fluido: lo ideal es una fluidez de tres o cuatro gotas.

Caliente un poco los moldes antes de verter dentro el chocolate. Así evitará cambios bruscos de temperatura que harían que el chocolate se vuelva gris después.

Asegúrese de que el relleno está lo bastante suave y fluido para poder verterlo fácilmente con una manga. Compruebe también que no se caliente a más de 28°C, ya que de lo contrario el relleno hará que se fundan las bolas huecas de chocolate.

Trate de evitar que el chocolate se corra por los bordes de sus moldes de chocolate con el relleno, ya que podría provocar escapes en las bolas huecas de chocolate. Rellene siempre cada bola hueca de chocolate por separado.

No llene nunca las bolas huecas de chocolate hasta el borde. Deje una apertura de 1,5 mm por arriba, ya que de lo contrario sería imposible sellar bien las piezas de chocolate.

Necesitará:

  • Moldes para bombones, preferiblemente de policarbonato
  • Una máquina de atemperado o una fundidora de chocolate
  • Una espátula de chocolate
  • Polvo de colores
  • Chocolate atemperado
  • Un cepillo
  • Un guante de látex

Paso 1
Antes de rellenar el molde de chocolate con chocolate atemperado (véase el tutorial sobre la creación de bombones con un molde) introduzca el pulgar en el chocolate atemperado negro, con leche o blanco (¡no olvide llevar un guante!) y unte finamente con él las cavidades del molde.

Paso 2
Retire el chocolate sobrante de la parte de arriba y de los lados del molde.

Paso 3
Aplique con un cepillo un poco de polvo de colores en las cavidades del molde y retire el polvo sobrante golpeando suavemente el molde contra la encimera cubierta con una hoja de papel.

Paso 4
Deje que el chocolate se endurezca a temperatura ambiente un momento y rellene el molde con un tipo de chocolate atemperado que no haya utilizado todavía para crear un bonito contraste de colores. Ahora haga las piezas huecas de chocolate basándose en las técnicas mostradas en nuestros otros tutoriales.

Consejos:
Cuando pruebe esta técnica de pintar con los dedos con chocolate blanco, deberá dejar que se endurezca bien antes de verter el chocolate de color más oscuro en las cavidades del molde. Y, lo que es más importante: asegúrese de aplicar una capa más fina de chocolate con leche o negro. Si añade una capa de chocolate demasiado gruesa encima, el calor quedará atrapado dentro del molde durante demasiado tiempo, lo cual hará que el chocolate blanco se funda y el resultado será menos espectacular. ¿La capa de chocolate es demasiado fina y, por lo tanto, resulta muy difícil desmoldar la pieza? En ese caso, deberá dejar que se endurezca hasta que el chocolate esté seco al tacto y aplicar una segunda capa. Para los moldes muy grandes, es posible que necesite incluso una tercera capa de chocolate.

También puede aplicar esta técnica en moldes más grandes y figuras huecas, pero en lugar de untar el chocolate atemperado con el pulgar, vierta una pequeña cantidad en el molde y extiéndala con un cepillo.